(1/3) La Distribución de la Moneda en México

PARA VER LA PARTE 2 CLICK AQUÍ

La distribución del dinero no se remonta a pocos años atrás. En 1535 que se abre la Casa de Moneda esta aunque acuñaba monedas, su objetivo no era lograr que estas llegasen a cada poblado, ejido, ciudad, de la colonia si no sostener económicamente a estos territorios.

Es por este inicial problema de distruición que surge la creación de tlacos y pilones en la nación, estos medios de pago ostentaban diseños y materiales rudimentarios, aunque estas monedas fueron el único medio de pago por décadas de muchos ciudadanos. Los tlacos y pilones eran mayormente de cobre de uso local y de denominaciones como 1/8 y 1/16 de real. Generalmente estos métodos de pago estaban casi siempre en poblaciones alejadas de los centros mineros o caminos. Las rutas terrestres en toda la colonia desempeñaron un importante papel en el virreinato para la distribución de la moneda, ya que toda la moneda salía de la Ciudad de México, y para llevar el mineral de precioso de grandes centros mineros como Zacatecas, Guanajuato, San Luis Potosí a la capital lucían congestionados todos los caminos, había bastantes “mulas, coches y literas”

1

Aunque la distribución no fue solo terrestre, marítimamente la moneda de México se exportaba a todo el mundo. Como ejemplo España en 1739 tenía 14 embarcaciones y para 1802 tenía 558, muchas de estas transportaban valores de las colonias a España. Una importante ruta comercial era de Veracruz con los puertos europeos y Acapulco con Asia, destacando el Nao de China o Galeón de Acapulco, cientos de toneladas de plata viajaron de Acapulco a Filipinas por décadas.

Con la llegada de la independencia todo cambio, el viejo sistema de más de 300 años que tenían los peninsulares para la distribución del dinero en las colonias sucumbió, ya nada sería lo mismo. Por los conflictos bélicos de 1810 el dinero deja de circular, por miedo la gente atesoro sus riquezas principalmente oro y plata.

Y por estos mismos motivos los problemas de seguridad hicieron muy difícil el transporte de metales a la Ciudad de México, por lo que el gobierno virreinal autorizo la apertura de diferentes casas de moneda, estas casas provisionales realistas tendrían el objetivo de sanear el problema de escases de medios de pago y garantizar una correcta distribución de la moneda en México.

Por su parte los insurgentes hicieron lo mismo abriendo sus propias casas de moneda acuñando moneda más que nada de cobre y un poco de plata, con la cual pagarían sus gastos, esta moneda sería la primera fiduciaria del país ya que se garantizaba ser pagada con monedas de plata al final del conflicto bélico.

2

Al terminar la independencia la nueva nación se enfrentaba a los problemas de la distribución del dinero mexicano. Los caminos hacia la capital del país en los cuales se requería transportar grandes cantidades de oro y plata seguían siendo muy inseguros, por lo que el gobierno autorizo de manera oficial (antes era provisional) la apertura de casas de moneda foráneas, estas generalmente se encontraban en grandes centros mineros. Ahora con esto el gobierno “mataría 2 pájaros de un tiro” ya que lograba una mejor distribución de la moneda en el país y ganaba dinero del arrendamiento de las nuevas casas de moneda.

Más el problema no parecía terminar, un ejemplo de esto es que los tlacos y pilones seguían siendo muy normales en las zonas rurales e incluso urbanas de México, la denominación más baja acuñada por las casas de moneda era de ½ real lo cual era mucho dinero para algunas transacciones cotidianas, más que nada realizadas por campesinos y obreros, el valor de estas monedas eran como se mencionó anteriormente de 1/16, 1/8 y ¼ de real, estas monedas tenían 2 principales objetivos, facilitar transacciones entre los habitantes y obtener beneficios económicos por parte de las autoridades ya que su valor intrínseco era menor al nominal. Mas esta abundancia de moneda de cobre trajo aún más problemas, se depreciaban muy pronto es decir su valor no era estable, ejemplo un día las tomaban en las tiendas de raya a ¼ de real y a la semana siguiente a un 1/8, además que por su burda fabricación se falsificaban mucho. El gobierno mexicano intento contrarrestarlo retirando toda la moneda de cobre en 1841 con el “Banco de Amortización” más por diversos puntos el proyecto no funciono.

Agustín de Iturbide intento mejorar el sistema de distribución de dinero con el papel moneda más este fue rechazado y esto solo contribuyo al fin de su imperio. Lo mismo paso en 1823 con las “bulas papales” documentos religiosos a los cuales el gobierno quería imponer como papel moneda esperando que la gente lo aceptara por su apego a la religión católica, más también este proyecto fracaso. El papel moneda no fue bien recibido.

3

Conforme aumentaba el prestigio de la moneda mexicana en el exterior los impuestos por su exportación también mostraban incrementos.

A lo largo del siglo XIX más que nada en el segundo y tercer cuarto el porcentaje que se tenía que pagar sobre la cantidad de peso que se pretendía sacar del país era de un 6% a 8% para la plata y 1.5% a 4.5% en oro.

En 1861 Juárez abrogo los impuestos de acuñación o labrado de metales, dejando solo los de exportación en apoyo a la minería

PARA VER LA PARTE 2 CLICK AQUÍ

Fuentes:

Casa de Moneda de México. (1989). La Casa de Moneda de México a más de 450 años.. México D.F.: Miguel Ángel Porrua Editores.

2004, Banco de México, “La La Distribución de Moneda en México”

1965, Utberg Neil, “The Coins of México”

cONTACTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s