La situación Bancaria de la Revolución

Para la primer década del Siglo XX y última en el poder de Porfirio Díaz la situación de la banca era muy diversa:

Circulación de Billetes Banco Nacional de México Banco de Londres y México Bancos Estatales
1890 67% 27% 6%
1900 36% 29% 35%
1905 28% 21% 55%

Solo los bancos de las 2 primeras columnas tenían circulación nacional libre de descuentos, los bancos de la tercera columna solo eran válidos sin descuentos dentro de sus estados, si un viajero de Coahuila llevaba sus billetes a la Ciudad de México se los tomaban a un valor inferior.

En 1898 varios Bancos Estatales crean el Banco Central Mexicano una cámara de compensación que cumplió con la tarea para pagar en moneda metálica y a la par los billetes de los bancos estatales sin descuentos, lo que agilizo la circulación de papel moneda en el país. Y ocasiono los resultados de circulación que se aprecian desde 1900.

Todo este aparente orden y estabilidad se rompería cuando Victoriano Huerta llega al poder  los prestamos forzosos de Huerta a los bancos dejo a las instituciones de la banca en situaciones caóticas.

TIP

Cuando Venustiano Carranza llegó él ya tenía la idea de ordenar el sistema bancario el cual estaba en desastre desde hace años.

En un discurso en Hermosillo dijo lo siguiente respecto a las instituciones bancarias:

Cambiaremos todo el actual sistema bancario, evitando las empresas particulares, que han absorbido por largos años las riquezas de México, y aboliremos el derecho de emisión de billetes o papel moneda por bancos particulares. La emisión de billetes deberá de ser privilegio exclusivo de la nación. Al triunfo de la Revolución se establecerá un banco único de emisión.”

venus

En agosto de 1915 Carranza dio instrucciones al subsecretario encargado de la cartera de Hacienda Don Rafael Nieto para la formulación de un plan de organización bancaria el cual inspeccionará y regularizará la situación de los bancos. Éste plan fue presentado y aprobado, después se hizo público en Veracruz el 29 de septiembre de 1915 y consideraba los siguientes puntos:

  • Se fija un plazo de 45 días a partir de la fecha del presente decreto para que los bancos de emisión ajusten su circulación de billetes al artículo 16 de la ley General de instituciones de crédito (Éste artículo dice que los bancos de emisión están obligados a tener en sus bóvedas un 50% del monto de sus depósitos y emisiones)
  • Los bancos que no cumplan dentro del plazo fijado serán liquidados y su concesión será retirada de acuerdo a la ley actual. Con el objetivo de hacer efectivos los mandatos del decreto anterior se autorizó la creación de la Comisión Reguladora Inspectora de Instituciones de Crédito la cual reportara a la Secretaría de hacienda.
  • La comisión tendrá todas las facultades de las leyes, reglamentos, decretos, circulares, y demás disposiciones vigentes sobre los bancos, tendrá el derecho de solicitar la información necesaria a los bancos, además tendrían facultades para hacer visitas a los bancos con el fin de corroborar lo que se menciona en sus libros de contabilidad, en caso de ser necesario podrían dar por caduca las concesiones de los bancos y liquidarlos, esto con el fin de unificar la emisión de billetes de banco. La comisión estará compuesta por un presidente, vocales y un abogado. La Comisión entrara en funciones el 26 de octubre de 1915, desde un principio se dejó en claro que cualquier arreglo con la anterior administración del general Huerta no sería válido por ningún motivo, asimismo se hacía ver la necesidad de la creación de un banco central de emisión administrado por el gobierno.

Los trabajos de la Comisión Inspectora comprobaron que la situación financiera de la mayoría de los bancos de emisión era insostenible ya que sus existencias metálicas eran insuficientes para hacer frente al rescate de sus billetes y devolución de los depósitos.  La intervención del General Huerta en el sistema bancario había convertido los billetes de banco en papel moneda sin garantía.

pmrevolucion
La Comisión Inspectora con la Secretaría de hacienda elimino y sacó de circulación a todo el papel moneda emitida por las facciones villistas y zapatistas, estos fueron incinerados y los bancos regionales tuvieron que entregarle toda esta clase de billetes a la comisión.

La administración de Victoriano Huerta saqueó las reservas metálicas de muchos bancos dejando comprobantes de préstamos los cuales no eran válidos para la administración actual y no eran considerados como metálico en reservas para la Comisión Inspectora. Los bonos del empréstito de Huerta, bonos del tesoro federal, y cualquier otro tipo de documentación que no fuera de la administración actual no podrá ser respaldada por la Comisión inspectora como dinero en caja, es decir sólo se considerarían las barras de oro y plata como dinero que respaldara los billetes. A finales de 1915 varios bancos fueron declarados en caducidad y sus concesiones anuladas, la razón era que no se apegaban al decreto del 29 de Septiembre, tenían más billetes en circulación que dinero en caja es decir sus billetes no tenían el respaldo total que obligaban a ley.

Muchos bancos decidieron cambiar de estrategia de negocios, es decir de ser bancos de emisión se volvieron refaccionarios o hipotecarios esto con el fin de ajustarse a los nuevos lineamientos del gobierno y en cierta manera poder seguir vigentes. Otros bancos se fusionaron a banco más grandes con el objetivo de abarcar una zona mayor y dar mayor circulación a los billetes. Estos cambios en su mayoría sucedieron antes de 1910.

Nombre Fecha Fusión, Cambio o Cierre
Nacional Monte de Piedad 04/1884 Continuó como banco de crédito prendario
Nacional Mexicano 05/1884 Se fusionó en el Nacional de México
Mercantil, Agrícola e Hipotecario 05/1884 Se fusionó en el Nacional de México
De Empleados 08/1886 Fue autorizado el traspaso al Banco de Londres
Mexicano 01/1896 Se fusionó al Minero
De Chihuahua 06/1896 Salió del sistema bancario1
Comercial 07/1900 Se fusionó al Minero
Yucateco 04/1908 Se fusionó en el Peninsular Mexicano
Mercantil de Yucatán 04/1908 Se fusionó en el Peninsular Mexicano
De Campeche 03/1909 Se convirtió en banco refaccionario
De Michoacán 03/1909 Se convirtió en banco refaccionario
Chiapas 06/1909 Se fusionó al Oriental
Oaxaca 06/1909 Se fusionó al Oriental

 

Los bancos declarados en caducidad fueron Banco Peninsular Mexicano, Banco de Hidalgo, Banco de Guerrero, Banco de Querétaro, Banco de San Luis Potosí, Banco de Coahuila, Banco Oriental de México, Banco de Jalisco y Banco de Aguascalientes fueron declarados en caducidad, los bancos de Aguascalientes, Guanajuato, Morelos Durango y Chihuahua se le retiró la concesión por rehusarse a mostrar sus libros de inspección y balances con diversos pretextos. El Banco Minero de Chihuahua retiró sus billetes de circulación y pagó a sus acreedores 5 millones de pesos con certificados de depósitos del Banco Nacional de México el cual fungió como intermediario.

caducidad

Los bancos cuyas concesiones continuarán vigentes se dividieron en dos grupos el primer grupo que se regía por la ley de 1897 y los que se regían por convenios especiales con el gobierno anteriores a la mencionada ley.

Del primer grupo fueron los bancos del estado de Estado de México, Occidental de México, de Tabasco, Veracruz y Sonora del segundo grupo los Bancos Nacional de México, Londres y México y de Nuevo León.

El caso del Banco Nacional de México fue diferente ya que la Comisión reguladora encontró una existencia en caja de 37.8 millones de pesos más restando los billetes de otros bancos y bonos que existían la suma se quedó en  34 millones,  su circulación en billetes era de 74.4, según la ley de 1897 este banco debió haber sido declarado en caducidad ya que el límite de circulación serían 68 millones, más cómo este se fundó antes de dicha ley y tenía acuerdos especiales  con el gobierno el cual lo facultaba a tener en circulación hasta el triple de su cantidad en bóveda se le permitió seguir funcionando y no se le retiró su concesión.

operando

Aun así el presidente Carranza se comunicó con el señor Nieto encargado de Hacienda solicitándole se le retiraran las concesiones especiales al Banco Nacional de México, Londres de México y de Nuevo León alegando que no se debería de dar privilegios a los bancos, la solicitud del primer jefe no fue aprobada y los bancos continuaron funcionando ya que se trataba de conservar el mayor patrimonio metálico que quedaba de los bancos después de los días de la administración de Huerta.

El banco de Londres y México se quedó cerca de haber sido declarado en caducidad ya que tenía en circulación 43.5 millones de pesos y según el contrato otorgado al banco en 1886 éste podrá tener circulación hasta 44.2 millones una pequeña diferencia que le otorgó vida al banco. Aun así la Comisión Reguladora hizo algunas sugerencias que el banco tenía que acatar para mejorar su funcionamiento.
En resumen podemos decir que el total metálico existente en los bancos llegaba a 77.9 millones de pesos mientras que el total de circulación de billetes y depósitos se había elevado a 224.9 millones de pesos excediéndose sobre el 50% requerido por la ley General en 69 millones de pesos. El presidente Carranza había determinado intervenir las existencias metálicas de todos los bancos mientras se aprobará  un plan de regularización  de la circulación fiduciaria para establecer un nuevo sistema bancario nacional.

billete4

La Comisión inspectora envío un proyecto para el posible establecimiento de un Banco Único de Emisión al secretario de hacienda Luis Cabrera en esta destacaban los siguientes puntos. El billete de banco tiene un valor de 12.5 centavos de dólar por peso, mientras que el billete infalsificable del gobierno constitucionalista tiene un valor de 0.10 pesos de dólar por peso. El fondo metálico de todos los bancos es de 75 millones, se pretende alcanzar un capital de 100 millones de pesos para la fundación de un banco único esto con el objetivo de unificar la circulación fiduciaria, fijar un nuevo valor monetario de los billetes debe ser una fijación exacta con su valor oro y una conversión efectiva con el dólar, la posibilidad de liquidar con una sola especie las hipotecas de los bancos y tener una facilidad para organizar presupuestos y pago de impuestos.

Con esto también los bancos ganaban ya que vendrían a cancelar su concesión con el 37.5% de su valor nominal quedado también ya en condiciones de ir liquidando sus carteras con el nuevo papel moneda circulante que tienen, ya una cotización fija sin más sacrificio que entregarle al  gobierno la concesión para emitir.

Éste proyecto fue aprobado mas no fue establecido ya que la guerra civil  continuaba en México aún existía gran cantidad de papel moneda de facciones revolucionarias e inestabilidad la cual era un riesgo para establecer un banco el cual podría quedar rápidamente sin garantía en su papel moneda.

Por esta situación la política bancaria de la revolución tomo una o camino de la mano de Carranza Hacienda y la Comisión. En septiembre de 1916 se emitieron varios decretos los cuales ordenaban la situación bancaria en el momento destacando que se otorga el monopolio bancario al gobierno siendo el único encargado de emitir billetes y  controlar las finanzas nacionales,  asimismo se le pide a los bancos que ajusten sus reservas metálicas a los billetes  que tengan en circulación y ya no podrán emitir más billetes con fechas posteriores. Los bancos tendrían que tener una relación permanente con la Secretaría de hacienda para llevar a cabo todas sus funciones, además lo más importante, se incautarían los bancos indefinidamente es decir pasarían a ser propiedad del gobierno.

En 1917 se incautaron  todos los bancos sus muebles e inmuebles pasaron a ser  propiedad del gobierno el mismo gobierno tomó todos los bienes metálicos que pudo para lograr llevar a cabo un gobierno funcional. De esto estuvo a cargo la  Comisión Monetaria.

Al ser asesinado Carranza en 1920, surgió un nuevo poder el cual tenía ideas que cambiarían el rumbo de la nación, en 1921 el Secretario Alberto J. Pani sugirió al presidente Obregón  la devolución de los bancos a sus dueños así como el pago de los préstamos realizados. Éste decreto aprobado el 31 de enero de 1921.  El gobierno pagaría los adeudos que tenía con los bancos a través de la emisión de bonos pagaderos en un plazo de ocho años.

pani

Asimismo se re clasificarían los bancos en tres grupos. En el grupo A estarían aquellos cuyo activo sea superior al pasivo cuando menos en un 10%. En el grupo B aquellos cuyo activo exceda el pasivo en una proporción menor de 10%. En el grupo C aquellos cuyo activo no baste para cubrir su pasivo.

Al regresar los bancos el gobierno decidió cuales seguían operando y cuáles no. Los Bancos que podrían continuar operando serían  el Banco de Durango, Banco del Estado de México, Banco de Hidalgo, de Londres y México, de Jalisco, mercantil de Monterrey,  Mercantil de Veracruz, de Nuevo León, Nacional de México, de Morelos, Occidental de México, Peninsular Mexicano, de Sonora, Tabasco, Tamaulipas y Zacatecas.

billete8

Los bancos que entrarían en liquidación serían los siguientes: Banco de Aguascalientes, de Coahuila, de Guanajuato, de Guerrero, Minero de Chihuahua y de San Luis Potosí. Ningún banco fue liquidado de manera judicial.

En los siguientes años se organizó a la hacienda pública, se liberaron los presupuestos, se acumularon reservas monetarias indispensables y se crean las condiciones favorables para lograr en 1925 la creación del anhelado banco único.

Bibliografía:

125 Años de la Banca Serfin, 1990

Casa de Moneda de México. (1989). La Casa de Moneda de México a más de 450 años.. México D.F.: Miguel Ángel Porrua Editores.

Gomez, Monica, LOS ESTADOS CONTABLES DE LOS BANCOS DE EMISIÓN EN EL MÉXICO PORFIRIANO (1884 – 1910)

ADRIANA CRUZ MERCADO, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO, FACULTAD DE ECONOMÍA, “EL SISTEMA BANCARIO MEXICANO 1897-1916”

Ludlow Leonor, Marichal Carlos. (1998). La Banca en México 1820-1920. México D.F: Lecturas de Historia Eonómica Mexicana.

Douglas D. Duane, 1977, Billetes de Diez Pesos

Anuncios