El Banco de Coahuila

Recientemente se le reporto al autor de presente artículo un caso de plagio en este texto tomado de otro sitio sin ser citado debidamente, la situación ya ha sido revisada y modificada, tomando nota del error ocurrido por negligencia de un servidor al no revisar detalladamente los contenidos que recibe de distintos colaboradores. Ofrezco una disculpa y reitero mi compromiso en brindar calidad y veracidad en información a todos los lectores. 

-Pablo Luna Herrera.

17-08-17

 

Para el último cuarto del siglo XIX el Estado de Coahuila presentaba un gran dinamismo en su industria, ciudades como Saltillo y Torreó crecían a pasos agigantados. La capital Saltillo apoyada por capitales de Monterrey y del sur de Texas presentaba un crecimiento en varios sectores además de alojar grandes fortunas. Por otro lado la ciudad de Torreón un punto estratégico por su ubicación geográfica mantenía un aumento en su población gracias a las industrias que se establecieron y a las inversiones extrajeras que llegaban. Poco a poco todo el estado empezó a ser muy atractivo, ciudades como Monclova o Piedras Negras (antes Ciudad Porfirio Díaz) se conectaron con otras ciudades por medio de avances tecnológicos del momento como el telégrafo, la electricidad, y el ferrocarril.

Para la última década del siglo XIX varios empresarios en vista del éxito que tenían los bancos en otros estados como Chihuahua o la capital del país plantearon la posibilidad de establecer en Coahuila una institución de emisión y ahorro para fortalecer aún más la economía del estado.

Es por eso que en 1897 un grupo de comerciantes y empresarios fundaron “El Banco de Coahuila”. Entre los principales accionistas destacan:  Guillermo Purcell, Pragedes de la Peña, Damasco Rodríguez García, Enrique Maas, Manuel Maso, Marcelino Garza, Crescencio Rodríguez y Francisco Narro Acuña, el Sr. Narro Acuña en dos ocasiones presidio el consejo del Banco de Coahuila llegando a firmar los billetes del mismo. Todos los accionistas eran caballeros relacionados a grandes fortunas, políticos o destacados negociantes.

Unos meses antes de la fundación del Banco, en Marzo de 1897 el Ministro de Hacienda José Limantour decreta la Ley General de Instituciones de Crédito de 1897, esta establecía los requisitos necesarios para establecer un banco, su objetivo era regularizar el sistema bancario y de billetes de la época. El Banco de Coahuila cumplió con esta ley pudiendo establecerse. (Para conocer más de esta ley CLICK AQUÍ)

La concesión fue otorgada el 9 de Junio de 1897, y el 10 de Febrero de 1898 se autorizó el aumento de su capital social por parte de la Secretaria de Hacienda… Su capital social fue de $1, 600,000 los cuales se repartieron en 16,000 acciones de 100 pesos cada una.

Primer consejo de administración del Banco de Coahuila en 1900
1
De pie Don Francisco Narro Acuña, Lic. Don José López Moctezuma, Don Rómulo Larralde. Sentados. Don Henry Mass, Don Marcelino Garza, Don Manuel Mazo, Don Crescencio Rodríguez G.
.

Consejo de Administración del Banco de Coahuila en 1905

2

De izquierda a derecha: Rómulo Larralde, Henry Mass, Damasco Rodríguez, Pragedis de la Peña, Crecencio Rodríguez, Francisco Narro Acuña

 

Coahuila_13

En 1902 se inaugura en la capital del estado la Ciudad de Saltillo el edificio que albergaría en toda su vida al Banco de Coahuila, un edificio de cantera a cargo del arquitecto americano Alfred Guindó, llama la atención que este edificio tenía dos propósitos. Por la calle de Allende era el Banco (plata baja) y entrando por la calle de Juárez era el “Hotel Coahuila” (pisos superiores). Era el hotel más fino de la ciudad en aqueños días llegándose a hospedar ahí Francisco I. Madero. El edificio se ubicaba en la manzana delimitada por las calles Victoria, Allende, Juárez, y Morelos en el centro de Saltillo.

Coahuila_11

Además de sus oficinas principales en Saltillo, el banco abrió sucursales en las ciudades de Torreón, Monclova, Parras, Matamoros, Cuatro Cienegas, Viesca, Sierra Majada y Ciudad Porfirio (actualmente Piedras Negras). Llego a tener 9 sucursales bancarias.

3

Respecto a los billetes, el Banco de Coahuila imprimió en denominaciones de 1, 2, 5, 10, 20, 50, 100, 500 y 1000, los billetes de 1 y 2 pesos fueron impresos por American Book & Printing Company en la Ciudad de México, el de 10 pesos fue impreso por Bouligny & Schmidt . Los billetes de 5, 10, 20, 50, 100, 500, y 1000 pesos fueron impresos por la American Bank Note Company de Nueva York.  En los billetes aparecían Miguel Ramos Arizpe (impulsor del Federalismo en México) y Victoriano Cepeda (Gobernador de Coahuila). La impresión de billetes comenzó desde 1898 y termino en 1914, el billete de $5 pesos es el más común, de este billete en toda la vida del banco se imprimieron 317,000 ejemplares.

Para los coleccionistas se conocen dos series. Serie 1 billetes impresos por la American Bank Note Company, y la Serie 2 billetes impresos por Bouligny & Schmidt y American Book & Printing Company.

Cabe aclarar que no se imprimieron los billetes simultáneamente, cuando el banco se estableció en 1897 lo hizo apegado a ley de Instituciones de Crédito de 1897, esta menciona en uno de sus artículos que no se permitían billetes con denominaciones inferiores a los 5 pesos. El Banco de Coahuila comenzó a imprimir billetes de 1 y 2 pesos hasta la Revolución Mexicana cuando el presidente Huerta autoriza a los bancos la emisión de billetes de denominaciones inferiores a los 5 pesos (llegando a ver hasta de 25 centavos en otros bancos), durante la desastrosa administración del Usurpador Huerta no se respetó ninguna ley Bancaria permitiendo el caos y desorden. Los billete de 1 y 2 pesos fueron de los últimos en imprimirse por la Bouligny & Schmidt en la Ciudad de México solo en 1914. De igual manera el billete de 10 pesos Serie 2 de la ABPC solo se imprimio en 1914.

Billetes serie 1

Coahuila_1Coahuila_2Coahuila_5

Billetes Serie 2

Coahuila_3Coahuila_4Coahuila_6Coahuila_7Coahuila_8

  Coahuila_9Coahuila_10

Los billetes tenían libre circulación en todo el estado de Coahuila, si una persona deseaba usar sus billetes en otro estado estos sufrían de descuentos, es decir se les descontaba un poco de su valor nominal. Existen billetes de Coahuila con resellos de otras sucursales bancarias ubicadas en disintos lugares, lo cual es evidencia que circularon por distintos puntos. Ejemplos de ello son los billetes con resellos de Torreón y Monterrey.

En aquellos días tener un billete de 50, 100, 500 o 1000 pesos era bastante dinero, no cualquier persona hacia transacciones con estos billetes, era papel moneda para personas acaudaladas de la época.

En cada billete se pueden distinguir 3 firmas, en orden de izquierda a derecha, cada firma corresponde a:

  • Consejeros: Pragedis de la Peña, Manuel Mazo, Oscar E. Gan
  • Gerente: Tomas Olivares, Melesio Garza, R. Larralde
  • Interventor del Gobierno: M. Lara, L Naranjo, Inocencio Sanchez Mestas, José Lopez Moctezuma, S. Aguirre

Ejemplo:

Coahuila_14

Cuando el Banco se fundó en 1897 ya existían más de una decena de bancos en todo México, el Banco de Coahuila en poco tiempo se consolido como una institución confiable es por eso que en 1897 es invitada a formar parte de el “Banco Central Mexicano” junto con los bancos de Zacatecas, Sonora, Estado de México, San Luis Potosí y Nuevo León.  Este banco después cayo en manos de capitales Alemanes y sufrio los estragos de la crisis de 1907.  El Banco al igual que los mencionados se vieron interesados en participar ya que el Banco Central Mexicano buscaba servir de cámara de compensación para evitar que se siguieran descontando el valor de sus billetes y favoreciendo a los dos bancos de circulación nacional.

Al llegar la Revolución el banco sufre de distintos atentados a sus finanzas, uno de ellos es en Torreón en 1913, cuando Francisco Villa toma la ciudad. El exigía un préstamo forzoso de 80 mil pesos a todos los bancos establecidos en Torreón, entre ellos el Banco de Coahuila.

A falta del dinero suficiente en la ciudad se les ocurre una solución a los banqueros cada uno de ellos extendiera cheques a cargo de los otros, hasta cien mil pesos. Los cheques se hicieron en denominaciones de uno, dos, cinco, diez y veinte pesos que circularían entre el público como dinero, pagaderos en efectivo una vez se abriera la línea del ferrocarril a la Ciudad de México. Los cheques de banco a banco fueron impresos por C.Montauriol y Valdez, en diferentes tipos de papel. El banco que gira aparece en letras chica en el ángulo inferior derecho, en tanto que el banco girado aparece en el centro, en letras grandes.

Estos cheques tenían en un principio un carácter temporal, pero la situación económica prevaleciente hizo que los bancos emitieran otra serie de cheques en diciembre de ese año y en febrero de 1914. Series A y B. No hubo después de esta fecha otra emisión de cheques porque los bancos trasladaron sus oficinas a la Ciudad de México, Saltillo y Estados Unidos, posiblemente por temor a que Villa tomara represalias en contra de ellos. Cuando el portador deseaba canjear su cheque a metálico o algún otro billete y acudía al banco impresionantemente se le decía que este era falso y el banco lo sellaba con dicha leyenda. Por lo que el ciudadano fue el gran perdedor de este pasaje revolucionario. (El Siglo de Torreón, 2012)

Coahuila_12

En agosto de 1915 Venustiano Carranza dio instrucciones al Subsecretario de Hacienda, Rafael Nieto, a fin de que se formulara un plan que tuviera por objeto inspeccionar y regularizar la situación bancaria, con objeto de fundar un solo banco de emisión controlado por el Estado.

Finalmente en base a lo dicho por el presidente el 22 de octubre de 1915 sea crea la Comisión Reguladora e Inspectora de Instituciones de Crédito que deseaba fortalecer el control sobre los bancos comerciales, inició sus funciones el 26 de octubre del mismo año. Buscaba unificar las diversas emisiones de billetes de banco, reduciendo la especulación que se venía llevando a cabo con el dinero constitucionalista. Estaría encargada de declarar en caducidad las concesiones de los bancos que no se sujetaran a las leyes actuales. Para que un bando pudiera seguir operando necesitaba poder cubrir con dinero metálico en bóveda el 50% de sus emisiones y depósitos. Es decir por cada 10 pesos en billetes y depósitos se necesitaba tener por lo menos 5 pesos en dinero metálico (oro y plata) en caja.

Desgraciadamente la Revolución fue un golpe muy fuerte para los Bancos, el Banco de Coahuila también se vio afectado por, a lo largo de la administración del presidente Victoriano Huerta (1913 y 1914) esto solicito prestamos obligatorios a varios bancos, entre ellos Coahuila. (Para conocer más de los bancos en la Revolución CLICK AQUÍ)

Cuando el gobierno de Huerta solicitaba un préstamo forzoso entregaba vales de la Tesorería de la Federación los cuales decían que ese dinero sería pagado después (lo cual nunca paso) eran comprobantes del préstamo, por lo cual el Banco de Coahuila en sus balances incluía estos vales como si fuesen dinero valido, más la Comisión Inspectora no consideraba valido ningún documento de la administración Huerta por lo que esto no era dinero bueno según la percepción del gobierno Carrancista.

Cuando la Comisión audito al banco este argumentaba tener en bóveda $1, 090,533 pesos más después de retirar los vales y todo documentos no valido quedo en bóveda $806,477.81 pesos.

La circulación y depósitos del banco eran de $4,596, 871.15 pesos, dicha cantidad se excedía $2, 983,975.53 pesos. Había además bonos del Tesoro Federal fechados en 1914 por un monto de $1, 419,298 que la Comisión no pudo considerar en el balance como verdaderas existencias de caja.

La situación del banco era caótica, por lo que el 6 de Diciembre de 1915 fue declarado en caducidad el Banco de Coahuila

coah

El Banco de Coahuila se vio forzado a imprimir más billetes de los que podría respaldar por las deudas y prestamos forzosos que contrajo en la Revolución, realmente los billetes ya no se respaldaban a la par con monedas de plata, para 1914 no se les tomaba su valor completo según su denominación.

Al ser declarado en caducidad y retirada su concesión para emitir billetes el banco cambia de nombre a: Banco Refaccionario y Fideicomiso de Coahuila S.A. Ahora el Banco ya no podría emitir billetes, tendría funciones Refaccionarias, un banco de este tipo son los dedicados a facilitar operaciones mineras, agricolas e industriales, por medio de pestamos sin hipotecas. En 1953 cambia de lugar al edificio del Banco Internacional S.A. Finalmente el Banco es adquirido por el Banco Internacional, que después cambia BITAL y después es comprado por HSBC.

Durante los años 50, el edificio original del Banco y Hotel de Coahuila, queda abandonado. Finalmente, los propietarios que adquirieron el inmueble decidieron derribarlo en el año de 1965.

 

Bibliografía:

Ludlow Leonor, Marichal Carlos. (1998). La Banca en México 1820-1920. México D.F: Lecturas de Historia Económica Mexicana.

De Leon Tallavas Ricardo, (1988). Por este Sino Venceras, Papel Moneda en Nuevo Leon, 1892-1914. Monterrey, Nuevo León.

Bátiz Vazquez Jose Antonio, Historia del Papel Moneda Mexicano, (1984), Fomento Cultural Banamex, México, D.F.

Frampton Cory, Douglas Duane, Hidalgo Alberto, Powell Elmer, Mexican Paper Money, 2010. Mexican Coin Company

Vanguardia,  (2014) Hotel Coahuila Historia Perdida.

El Siglo de Torreón, (2012), Siglos de Historia, Villa, Billetes y Bancos, recuperado de: https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/801974.siglos-de-historia consultado el 12 de Febrero del 2016.

Imágenes: Banco de México, Heritage Auctions, World Numismatics LLC.

Museo Coahuila, Consejo de Administración del Banco de Coahuila, 2016, http://musecoahuila.blogspot.mx/2016/01/primer-consejo-de-administracion-del.html Consultado el: 12 de Febrero del 2016

 De Saltillo, Consejo de Administración del Banco de Coahuila , 2016, http://desaltillo.com/consejo-de-administracion-del-banco-de-coahuila-relatos-y-retratos-de-saltillo/ Consultado el: 12 de Febrero del 2016 

 

contacto

Anuncios