El comienzo de las Casas de Moneda Provisionales

Los primeros intentos por establecer casas de moneda foráneas o provinciales datan de 1573 se planearía poner en marcha una ceca en la provincia de Nueva Galicia en la ciudad de Guadalajara. Además los mineros y comerciantes de Zacatecas hicieron la petición para una Casa de Moneda e dicha localidad en 1575 y 1576, la petición fue desechada en ambos casos sin dar mayor explicación no fue hasta siglos después que el Virrey Marques de Casafuerte en 1728 consideraba inconveniente habilitar una Casa de Moneda en dichas ciudades.

Existían varios motivos para mantener el monopolio de la acuñación en la Ciudad de México, en Europa solo la Ceca Mexicana de la capital podría tener crédito, además la Ciudad de México perdería exclusividad de cuño, la escases de numerario en Guadalajara y Zacatecas se remediaría si se constituyera un fondo para la compra de plata en barras y finalmente los grandes comerciantes de la Ciudad de México se vería afectados en su negocio de compra-venta de plata.

Otro motivo era el de los caminos y vías de comunicación, los cuales no eran los mejores para transportar el mineral a las nuevas cecas, incluso teniendo la mina a una cercana distancia. Así mismo los trámites para llevar a cabo este proceso eran muy burocráticos y lentos. Sin embargo muchos de los obstáculos para crear nuevas cecas fueron eliminados con las Ordenanzas de Cazalla del 16 de Julio de 1730 cuyo objetivo principal fue recobrar para la Real Hacienda la administración completa de la Casa de Moneda de México, mismo que se concretaría hasta 1733, cuando la Corona concluyo la recuperación de oficios que se habían vendido a particulares dentro de la ceca y se nombró a oficiales reales con sueldos fijos para operar dicha casa.

moneda1

Con el régimen de los Borbón se vio aún más la posibilidad de lograr operar una Casa de Moneda en Provincia, en 1768 se presentó un plan, el cual fue aprobado por el Virrey Marques de Croix y el visitador Gálvez acordaron establecer una ceca en Sonora . Incluso el Rey Carlos III lo confirmo en instrucción del 22 de Agosto de 1776 fijando al pueblo de Arizpe (capital de las Provincias Internas).

Más también no prospero este proyecto la razón era que la Casa de Moneda de México necesitaba mantener un eficiente nivel de organización, que implicaba un estricto control de recaudación fiscal y de acuñación en todo el territorio para remitir con oportunidad los recursos necesarios para la defensa y administración del imperio. Además los medios de transporte y comunicación de la época dificultaban la creación de nuevas cecas, por lo que mantener una sola fábrica de acuñación en el centro del poder virreinal era la mejor estrategia.

Otro punto que ayuda a comprender la creación de nuevas cecas es que el gobierno virreinal fomento la minería para incrementar la recaudación. Entre ellas destacan la reducción del precio del azogue, pólvora y hierro, así como la exención del pago de impuestos, la creación del Tribunal de Minería en 1776, la operación de un Banco de Avió en 1784 y la creación de fondos de rescate a actividades mineras, con todo esto la Casa de Moneda capitalina se fortaleció evitando a toda costa competencia.

Las acciones impulsadas por el gobierno Virreinal lograron que la principal ceca lograra acuñar su monto más alto en toda su historia, en 1804 llego a 27 millones de pesos.

moneda2

Otra acción que se llevó acabo para impulsar a la minería fueron los “fondos de rescate”, estos se caracterizaron por importantes sumas de dinero dispuestas en las tesorerías de las principales regiones mineras para que la Real Hacienda comprar plata lista para acuñar al precio más bajo posible, así evitaban pagar las comisiones de los comerciantes de la Ciudad de México. La Real Hacienda deposito recursos en los principales centros mineros en la última década del siglo XVIII y primera del siglo XIX. Destacan: Zacatecas (1791), Guanajuato (1799), Durango (1808), entre otros.

Con esto se logró un eficiente sistema económico que vinculaba a los principales centros mineros y comerciales de la Nueva España con la Ciudad de México.

Cuando aparecían haber muerto los intentos por establecer casas de moneda foráneas llega la Independencia de México, si bien es cierto que pequeños grupos siempre impulsaron a creación de más de una ceca el Virreinato supo manejar bien la situación hasta que por la necesidad llegara esta conflicto bélico y cambiara muchas cosas.

La proliferación de Casas de Moneda Provisionales no comenzó en las Colonias Españolas, si no en la misma España. Cuando Napoleón invade España en 1808 fueron re establecidas o fundadas cecas por todo el territorio, Barcelona, Mallorca, Cádiz, Valencia, fueron algunas. Estos hechos llegaron hasta los oídos de las autoridades novohispanas lo que aumento aún más las exigencias para la creación de fábricas de moneda, más al igual que en España en la Nueva España estas aperturas eran para sanear los conflictos bélicos existentes, por lo que serían conocidas como “casas de moneda provisionales”.

El principal motivo para la apertura de casas de moneda en el interior de la republica fue la interrupción del flujo monetario desde la Ciudad de México hasta el interior y viceversa. Los líderes políticos y militares tuvieron dos opciones; resellas las monedas del enemigo (insurgentes) o acuñar su propia moneda (realista), las autoridades del gobierno prefirieron la segunda opción acuñarían su propia moneda, pero como se mencionaba antes seria provisional lo cual denotaba la intención de ser monedas con las cuales no se pretendía continuar una vez restablecido el orden.

La mayoría de las Casas de Moneda Provisionales no llegaron a ser en ningún momento como la de la capital, esto por la complejidad técnica que se requería en maquinaria y el conocimiento y experiencia de los empleados, además de que su instalación estaba en un entorno inestable.

La acuñación de la Independencia se divide en dos bancos Insurgentes y Realistas. Las acuñaciones se suelen dividir en dos etapas, la primera de 1810 a 1815 con acuñaciones primerizas por parte de los Insurgentes. Las primeras “Casas de Moneda de Morelos” operaron en Zacatlán (1812-1815), Suprema Junta Gobernativa (1812-1813), Morelos (1811-1815), Junta de Zitácuaro (1811-1814), Zongolica (1812) y Guanajuato (1821).

En la segunda etapa lideran las acuñaciones realistas de Sombrerete (1810-1812), Zacatecas (1810-1821), Durango (1811-1821), Chihuahua (1811-1821), Real de Catorce (1811), Guadalajara (1812-1821), Oaxaca (1812), Guanajuato (1812-1813), Valladolid (1813) y Sierra de Pinos (1814).

Cada entidad tenia motivos diferentes por los cuales deseaban acuñar moneda, algunas localidades deseaban preservar la minería, otras el comercio, mientras que otras para poder pagar a tropas.

Más a medida que las acuñaciones realistas e insurgentes continuaban a lo largo y ancho de la República Mexicana uno de los más afectados era la Casa de Moneda en la Ciudad de México, sus montos de acuñación se reducían drásticamente en 1812 acuño un 25% menos que en 1810. En ese mismo año las autoridades de la ceca capitalina alegaban que esta situación era causada por la fabricación y circulación de una moneda provisional de mala fabricación y circulación, poca fiabilidad en su ley y peso así como de fácil falsificación.

Incluso en 1813 el Márquez de San Romas propuso que la acuñación de moneda provisional fuera reemplazada por la fabricación de unos aros de plata con las iniciales de los ensayadores y llamados “Vales Reales Metálicos” cuyo valor se determina en función de la cantidad de metal que tuviese cada pieza.

El 29 de Diciembre de 1816 el Virrey aprobó el establecimiento formal de cuatro cecas en las ciudades de Guanajuato, Zacatecas, Guadalajara y Durango. Además se mandaron a cerrar todas las casas de moneda provisionales excepto la de Durango.

Hacia el final del régimen virreinal un grupo de empresarios zacatecanos, organizados en una comisión desde 1818, reunieron fondos para enviar un representante a México y Madrid dotado de amplios recursos económicos, con el fin de obtener una autorización para el funcionamiento de la casa de moneda Zacatecana de nuevo. La misión tuvo éxito y el 6 de noviembre de 1820 las cortes de España decretaron el establecimiento legal de las casas de moneda de Zacatecas y Guadalajara.

Con esto termina un periodo muy rico para el coleccionista digno de análisis y estudio, como conclusión desde un enfoque meramente económico y Numismático podemos reconocer que el mayor perdedor en estos agitados años fue la Casa de Moneda de la Ciudad de México la cual no le quedo de otra más que contemplar cómo se forma un sistema formal de descentralización monetaria de la Nueva España, en el cual más de 8 cecas acuñaron más de 30 millones de pesos.

Ya que conoces la Historia de como se establecieron las primeras Casas de Moneda Provisionales es momento de conocer que monedas se acuñaron y cuales fueron. CLICK AQUÍ.

Fuentes:

Juan Fernando Matamala. (2005). Las Casas de Moneda Foráneas 1810-1905. En La Acuñacion en México 1535-2005(-). México D.F.: Casa de Moneda de México.

Neil Utberg (1963), The Coins of Mexico, Edinburg Texas.

 

contacto

Anuncios